22 enero, 2007

0

Fauces de cartón que se embriagan con mi dolor se escapan del llanto que aqueja mientras el aire viciado cierra la garganta y ahora el grito.
Un manantial que miente sequías sigue escondido tras el velo del mural.
Cada vez falta más aire...

Cada vez fallan más las máscaras...

Y empiezo a caer...

Irremediablemente.

1 comentario:

Mme M dijo...

Divino Secti!
Me encantó lo del manantial que miente sequías!!!