23 noviembre, 2006

Hay que ser idiota… Cortazar escribió sobre esto, hay una película que se llama “Los Idiotas” (no se de que trata porque no la vi), en fin..debe haber infinidad de cosas relacionadas con este tema…
La cuestión es que nos dimos cuenta de que hay gente idiota por elección.
Uno puede ser medio turulo de nacimiento (gracias Ameba por traer ese vocablo a mi vida), puede ser idiota por torpe (hay una delgada línea que separa la torpeza de la idiotez, a veces se confunden y, en ocasiones, se complementan), puede pasar por idiota en un acto de ingenuidad, puede pasar por idiota por ignorancia etc…Sin embargo, estos “idiotas” son queribles, no tienen nada de malo.
Así, del otro lado, se encuentran los idiotas por elección…
Lo terrible de este espécimen es que cuando comete un acto que puede considerarse digno de un idiota lo hace con la convicción de que es lo que tiene que hacer, como un arrebato de moral u orgullo o dignidad o vaya a saber qué catso piensa cuando lo lleva a cabo.
No tratamos de entenderlos ya que no nos es posible, nuestra inteligencia se ve complicada cuando trata de entender una idiotez de este tipo…sí, tenemos una inteligencia limitada en ese sentido, no lo vamos a negar.
Este tipo de idiota es que el que hace o dice algo que te deja regulando, tiene algo así como la habilidad de hacerte dudar y te planta el interrogante “¿yo soy un/a idiota?” que, obviamente, te dura unos segundos para dejar paso a la afirmación “no, no lo soy”.
Nunca admite, por ejemplo, que cometió un error. Supongamos que lo cometió por torpe, porque no se dio cuenta, acto seguido, se ofusca y vos pasas a ser el responsable de lo que sea que haya ocurrido o debes enmendar lo que sea que pasó y si eso no ocurre el idiota desaparece… Por ejemplo: una camarera se equivoca de carta y te trae la del medio día. Cuando vas a pagar la cerveza que consumiste, te dice que ese no es el precio, que esa era la carta equivocada (nótese que la carta era la equivocada, no ella) y te dice que son cinco pesos mas. Obviamente, uno no le va a pagar porque el error fue de ella, uno lo lamenta en el alma pero si ella se equivocó la culpa no es de quien consumió. Sin embargo, podría considerarse pagar la diferencia si la muchacha en cuestión pide disculpas y viene a decírtelo de buena manera. Eso no ocurre porque ya tomó una decisión: eligió actuar como una verdadera idiota. Viene, se enoja, te pelea, la culpa es tuya, vos tendrías que darte cuenta, etc etc….Por momentos el dramatismo de la actitud se asemeja a una telenovela de las 13hs. (esta es una característica fundamental)
Ejemplos de idiotas así tenemos más pero no queremos entrar en detalles, creemos que el ejemplo fue bastante gráfico y no queremos herir sensibilidad alguna, no vaya a ser que algún lector se sienta identificado…

6 comentarios:

Jugus dijo...

Yo soy el típico idiota-torpe querible... bah no se si querible pero lo otro si :)

Lady VAG (abunda) dijo...

ay, mi amado torpe..yo te quiero! =)

Jugus dijo...

Y a los idiotas a conciencia no los discriminemos, son asi pobres infelices :D
Yo tb te quiero!!! :)

Lady VAG (abunda) dijo...

no, no, no y no.
censuro completamente al idiota por eleccion!

Jugus dijo...

Me parece que se censuran solos :D

[ m a r i a n a . r a k e l ] dijo...

La peli es excelente! Y se trata de un grupo de idiotas que se hacen los idiotas por elección. (Pero idiotas en seeeerio).
Véala. Pero nunca sola.